Giacometti en el Museo del Prado

 

 Alberto Giacometti, el escultor más conocido hoy por sus exageradas figuras humanas que parecen ocupar el territorio entre lo abstracto y lo figurativo, está siendo conmemorado actualmente por el museo más emblemático de Madrid, el Museo del Prado.

 Alberto Giacometti, el escultor más conocido hoy por sus exageradas figuras humanas que parecen ocupar el territorio entre lo abstracto y lo figurativo, está siendo conmemorado actualmente por el museo más emblemático de Madrid, el Museo del Prado.



Una exposición dentro de una exposición.



La ruta comienza con la galería que muestra Las Meninas de Velázquez, donde una agrupación de figuras de Giacometti Tall Woman III, Tall Woman IV, Large Head y Walking Man se yuxtaponen con la extraordinaria obra maestra del pintor español.  La serie de siete esculturas "Mujeres de Venecia"se muestra junto al Cristo de Tintoretto en una sala  adyacente a las galerías que albergan las pinturas de El Greco. Esta combinación dibuja paralelismos evidentes con la posición de Giacometti sobre su escultura de mujer y las proporciones exageradas. Finalmente, "The Leg" se exhibe junto a la serie "Hércules" de Zurbarán, con su textura gótica y carnosa que parece casi saltar del lienzo.



Giacometti, un artista más allá de su tiempo.



Nacido en Borgonovo Suiza en 1901, Alberto Giacometti se convirtió en uno de los escultores más icónicos y conocidos del siglo XX. Su trasfondo fue artístico, su padre Giovanni fue un pintor post-impresionista y desde muy joven Giacometti mostró cualidades para el arte y la artesanía. Después de graduarse de la Escuela de Bellas Artes de Ginebra, se mudó a París en 1922, donde fue aprendiz del escultor Antoine Bourdelle (quien había sido discípulo de Rodin). Durante ese período, la ciudad fue la capital artística del mundo y Giacometti se asoció con figuras como Joan Miró, Max Ernst, Pablo Picasso, Bror Hjorth y Balthus, quienes fueron los principales exponentes del arte cubista y surrealista de entonces. Estilos que fueron adoptados por Giacometti, quien rápidamente fue considerado como uno de los principales exponentes de la escultura surrealista.



Antes del estallido de la segunda Guerra Mundial, Giacometti se interesó en la representación figurativa de la cabeza humana, utilizando modelos en vivo, a menudo en proporciones exageradas.



El periodo de posguerra



Después de regresar a Suiza durante la guerra, el trabajo de Giacometti cambió considerablemente, tal vez reflejando los profundos cambios que estaban ocurriendo en otras partes del mundo. Su trabajo posterior a la Segunda Guerra Mundial está marcado por un cambio en la escala, tanto en la escultura como en la pintura, en un retoque obsesivo de sus obras de arte y en sus comisiones de arte público. En vida fue altamente reconocido con una exposición de su trabajo en el famoso Museo de Arte Moderno de Nueva York.



 



El alojamiento perfecto para los amantes del arte.



Ya sea The Principal Madrid o el Hotel Único Madrid, ambos a poca distancia a pie del Museo del Prado,  ofrecen el alojamiento perfecto para los amantes del arte que visitan la capital. El primero ocupa una ubicación privilegiada de Madrid al comienzo de Gran Vía con su vida nocturna, restaurantes y bares. Mientras que el último se encuentra en el corazón del barrio más elegante, el barrio Salamanca,  rodeado de boutiques, museos y galerías privadas.



La arquitectura, el arte y la gastronomía se unen en estos hoteles privilegiados donde las habitaciones ofrecen el refugio perfecto para contemplar y absorber un ajetreado día en la que muchos consideran la ciudad con las galerías de arte más fascinantes del mundo. Para redondear una jornada de inspiración artística, la cocina de Ramón Freixa, en Atico y Ramón Freixa Madrid, le inspirará de una manera diferente, pero no menos profunda.



 


Compartir
Junio 23, 2020

Categorías